La ULPGC expone sus evidencias científicas sobre la relevancia del cambio climático

25 de Septiembre de 2019

Diferentes miembros de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria han expuesto en rueda de prensa las evidencias científicas sobre la relevancia del Cambio Climático para Canarias y la importancia de tomar medidas para frenarlo.

El Rector Rafael Robaina y diez investigadores e investigadoras de diferentes institutos universitarios y unidades de la ULPGC unen sus voces al movimiento social por la emergencia climática y convocan la rueda de prensa para exponer los motivos que tenemos en Canarias para actuar a favor del clima con evidencias científicas.

Los estudios realizados demuestran que el cambio climático tiene y va a tener efectos a escala mundial en la biodiversidad, los recursos primarios, la economía, el turismo, la salud de las personas, etc. La ULPGC ya está adoptando medidas de sostenibilidad y reducción de emisiones, para unirse a una actuación que tiene que ser individual, institucional, industrial y colectiva.

Cada investigador expuso en uno o dos minutos el punto de vista de sus investigaciones que explica por qué Canarias es vulnerable ante el Cambio Climático y qué pasaría de no tomar medidas urgentes y efectivas contra el mismo y de adaptación a los cambios que ya son inevitables. En las intervenciones se hizo referencia al aumento del nivel del mar, el efecto en la agricultura y la ganadería, el incremento del CO2, las calimas y sedimentos marinos y las consecuencias sobre el turismo, entre muchos de los efectos que se estudian en la ULPGC.

En esta rueda de prensa han aparticipado:

  • Rafael Robaina Romero, Rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Catedrático de Universidad de Biología y Doctor en Ciencias del Mar. 
  • José Alberto Herrera Melián, Director de la Oficina de Sostenibilidad de la ULPGC. Profesor de Contaminación marina.  Experto en Depuración de aguas residuales mediante tratamientos naturales. Miembro del IUNAT (Instituto Universitario de Investigación en Estudios Ambientales y Recursos Naturales).
  • Alonso Hernández Guerra, Director del Instituto de Oceanografía y Cambio Global (IOCAG). Unidad asociada Oceáno- Clima ULPGC-CSIC

 

  • Carmelo J. León González, Director del Instituto Universitario de Turismo y Desarrollo Económico Sostenible (Tides)
  • Antonio Fernández Rodríguez, Director del Instituto Universitario de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria (IUSA)
  • Melchor González Dávila, Coordinador del Grupo de Química Ambiental, QUIMA del IOCAG.
  • Pino Palacios Díaz y Vanesa Méndez Grimón, del Instituto Universitario de Investigación en Estudios Ambientales y Recursos Naturales (IUNAT)
  • Inmaculada Menéndez González, Coordinadora del Grupo de Geología Aplicada y Regional del IOCAG
  • David Suárez Molina, Técnico Superior en Meteorología de la AEMET. Experto en predicción operativa
  • Aridane González González, Miembro del Instituto de Oceanografía y Cambio Global (IOCAG)

Entre otros temas, estos expertos han informado de las consecuencias que ya ocasiona en Canarias el incremento de la temperatura que se registra en la atmósfera y en el océano Atlántico por la acción del hombre, entre las que han citado el aumento del nivel del mar, que hará que las islas "pierdan toda su zona costera". También han alertado sobre la amenaza que este fenómeno representa para "el confort climático" que atrae a Canarias a millones de turistas cada año o sobre el peligro que conlleva para la cadena trófica la toxicidad creciente de los hábitats marinos. Los expertos han abogado por la necesidad de propiciar con urgencia en las islas el cambio de modelo energético, porque el futuro "dependerá de lo que se haga en los próximos 10 o 15 años".

Han alertado de que entre 1900 y 2000 el nivel del mar creció 20 centímetros, a razón de dos milímetros por año, una progresión que a partir de 2000 se "ha acelerado más del 50 por ciento -3,4 milímetros por año- y que se prevé que sea de 8 milímetros por año en este mismo siglo por el deshielo de Groenlandia y del Ártico. Canarias puede ser una ventana de oportunidad en la lucha contra el calentamiento global por su condición de islas oceánicas, que podrían operar como laboratorio en el que poner en práctica o ensayar medidas que contribuyan a mitigar los efectos de este fenómeno en muchas partes del planeta.

También se ha hablado de los efectos que tiene el calentamiento global en el sector agrario y han planteado que una alternativa para los cultivos de secano que dejen de ser rentables puede ser la de cambiar las especies anuales por variedades de arbustos canarias, como el Tagajaste. Para hacer que el sector ganadero emita menos gases de efecto invernadero, se ha aludido a la posibilidad de utilizar un forraje más efectivo, desde el punto de vista metabólico para los animales, y mucho más productivo, es decir, que por menos kilos se pueda producir con él más carne o leche.