Reunión con los Decanos, Decanas y Directores de Centro para debatir las medidas de aplicación en la finalización del curso

14 de Abril de 2020

El equipo rectoral y los decanos, decanas y directores de los centros de la ULPGC han celebrado una reunión por videoconferencia para debatir las medidas aplicables respecto a la finalización del curso, las prácticas (externas y de otra naturaleza), trabajos de fin de título y sistemas de evaluación. Los diferentes centros ya han remitido un informe previo de la situación global en la que se encuentra cada centro, tal y como se acordó en la reunión telemática realizada el día 1 de abril.

En la sesión, que contó con la presencia del Rector, Rafael Robaina, se ha presentado el documento para el debate, que se presenta como un documento de propuestas que se ha elaborado con las aportaciones de cada uno de los responsables de los centros. Se plantea, por tanto, como un documento marco, amplio, que trata de amparar dos escenarios posibles, que son la posibilidad de cierta presencialidad en junio y julio o, como segunda opción, la imposibilidad de presencialidad. Dentro de esos dos escenarios, se ofrecen las distintas especificidades de los títulos en lo que se refiere a la evaluación de las asignaturas, de los Trabajos Fin de Título, y de las prácticas, tanto las de asignaturas como las prácticas externas.

En la sesión se estuvo resolviendo la mayoría de las dudas que se plantean en los diferentes apartados de esta propuesta de medidas para la finalización del curso, que ha sido remitido para su debate por parte del equipo de gobierno de la ULPGC.

Junto a los representantes de los centros universitarios también tomaron la palabra los Vicerrectores de Ordenación Académica y Profesorado, Luis Domínguez Boada; de Empresa, Emprendimiento y Empleo, Rosa Batista Canino; de Estudiantes y Deportes, Antonio S. Ramos Gordillo; de Calidad, Milagros Rico Santos; y de Coordinación y Proyectos Institucionales, José Miguel Doña.

De forma general, se valoró positivamente el trabajo realizado por el equipo de gobierno en la elaboración del documento de trabajo que exhaustivamente presenta un modelo flexible que incluye también al estudiantado de movilidad. Además, el documento incluye una propuesta de adaptación del calendario académico, utilizando los meses de junio y julio, y de modificación de los proyectos docentes para incluir la modificación de los criterios de evaluación. Esta modificación de calendario no será de aplicación en las titulaciones de la Estructura de Teleformación que continuará con el aprobado para el presente curso.

Las modificaciones solicitadas por los centros deben también ser evaluadas por el Servicio de Gestión Académica para preservar la legalidad de las actuaciones académicas que se lleven a cabo.

Una vez que este documento sea aprobado en una reunión del Consejo de Gobierno, cada centro, para cada asignatura, deberá elaborar los criterios de evaluación específicos adaptados a la nueva situación que serán aplicados. Lo que sí se sugiere desde el equipo de gobierno es que se aplique con flexibilidad la evaluación continua. Siempre con respeto a la decisión del profesorado de utilizar los medios de evaluación que considere oportunos, adecuados a la situación.

El Rector indicó que “toda la planificación que habíamos realizado para este curso se ha venido abajo” por lo que agradeció que los centros universitarios entiendan lo extraordinario de la situación. Una situación que también afectará al próximo curso ya que habrá que retrasar el inicio de la docencia a finales de septiembre y por tanto se modificará el calendario hasta ahora en vigor.

Tras esta reunión, de nuevo los centros remitirán los comentarios que precise el documento de trabajo para poder llegar a un documento de consenso para presentar al Consejo de Gobierno.

Al cierre de la sesión, el Vicerrector José Miguel Doña explicó la reunión con los estudiantes celebrada en la misma mañana, donde quedó de manifiesto la importancia de que los estudiantes sin posibilidades tecnológicas no queden atrás; que las convocatorias especiales y extraordinarias no se solapen; máxima flexibilidad y que las evaluaciones se adecuen a la nueva situación, entre otros temas.

El Rector Rafael Robaina cerró la sesión indicando que desde el Ministerio y las agencias de calidad indicaron que las soluciones a la situación extraordinaria que vivimos tiene que venir del consenso y del trabajo con los centros y los estamentos, por lo que la ULPGC valora muchísimo las aportaciones de todos para poder llevar a cabo la mejor normativa posible para la finalización del curso.